jueves, 29 de diciembre de 2016

Poesías sobre el abismo VII - Sueño

Los días se mueven y yo duermo.
Duermo.
Duermo.
La cura del sueño.

Duermo y olvido.
Sueño.
A veces con la guerra y a veces
con mil tipos de chocolates distintos.
A veces con caer.

Duermo por no analizar.
Por no fumar. Por no.
No me toco desde hace una vida.
La vida que maté.
La vida que cambió.
No me adapto al nuevo medio.
No sobrevivo.

Soy mi lotería de aciertos y heridas.
¿Quién pone la balanza sino yo?
"Yo tengo la culpa. La culpa tiene la culpa."
Si es así al menos puedo transformar.
Si tengo la culpa también tengo el cambio.

No entendía que te quedaras bajo la lluvia.
Yo te decía: ven,
tienes refugio en casa.
Hablaba demasiado.
Tu solo querías mojarte a solas.
Necesitabas entender.
Yo no entendí.
No fui la luz.
Te enfadaste.
Me enfadé.
Decir te quiero dejó de ser suficiente.

Te quiero. Te cielo.
Con alas grandes te abrazo
desde mi cachito de soledad hasta el tuyo.
Soy triste a ratos cuando me duele.
Dejo que duela y que llueva.
Todo tiene que tener permiso.
Te cielo tanto que duermo.
Duermo.
Duermo.
La cura del sueño.

Quiero despertarme y ser otra.

Quiero que esta,
la que llueve,
no se despierte más.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Poesías sobre el abismo VI - Tormenta

¿Sabes? Parezco fuerte y no.
Soy una niña de cristal. Te escribo y me escribo. No hay nadie escuchando cuando lloro. La gente ya tiene su propia tristeza. No estoy bien y lo estaré y eso es consuelo para luego. Ahora es tormenta y yo un granito de arena en el mar. No recuerdo como era ser montaña. Despierto sola y camino sola y creo que sola estoy mejor. No quiero a nadie que me diga que despierte. No quiero a nadie que me pida.

Quiero quererme y hablar contigo es la resaca. Ya no encuentro al desahogo. Me ahogo entre la culpa y la paranoia. No hay una mano que acaricie. Solo me quieren levantar. No tengo espacio ni tiempo. No tengo nada más que un granito de arena en la tormenta. Solo me quieren si estoy contenta y no lo estoy. No quiero la emergencia. Quiero mi cuerpo y mi alma en paz. Quiero una muerte prematura que dure un sueño y despertar con alas otra vez. Quiero que vean que soy tan frágil como valiente. Quiero dejar de amar así. Quiero amar bien. Que me amen bien. Y que el amor deje de ser una tormenta.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Frontera

Mi padre oscurece.

Recuerdo que lo amaba con locura. Con la misma que amo ahora. Recuerdo que él me amaba incluso más. Su madre era preciosa. Cantaba en la cocina y yo con ella. Por ella la pasión de Lola Flores. Por ella la pasión. Luego natilla de vainilla. Me decía que me quería todo el rato. Me decía: tequierotodoelrato. De aquí al cielo y de vuelta.

Mi abuela era preciosa. Lo sigue siendo. Apenas la conozco pero ni falta. Se ríe y es pura vida. Cuando todo se fue a la mierda la eché de menos más que a nadie. Recuerdo decirle al juez que solo quería verla.

Mi padre estaba enfermo. Por eso dormía en el baño. Por eso a veces no estaba. Por eso había silencio y la casa estaba llena de fantasmas. Por eso Miedo. Urgencia. - Llama a la policía Miriam - y Miriam tiene 4 años y no sabe llamar. Mi padre quería medicina y mi madre le dijo eso es veneno. Le dijo que no siguiera igual. Mi padre se enfadó. Se enfadaban demasiado. Hasta que un día se fue y mi voz con él.

Y se fue mi abuela. Porque su hijo estaba enfermo y quería verme pero el juez decía que no. Y ella no podía negarle. Y mi madre si podía y entonces chau. Se fueron 10 años y nadie volvió a decirme que me quería de aquí hastaelcielo. Aunque lo hicieran.

Mi madre no quiere hablar de consecuencia y por eso me preguntaba obsesivamente si lavé los platos. Mi madre no sabe que escribo poesía. Mi madre es la gran muralla impenetrable. No sabe hablarme y no entiende que yo hable. ¿Porqué sufres tanto? me pregunta.

Porque mi padre se fue. Porque mi abuela se fue. Porque llegó unhombrextraño que paga las facturas de los platos que rompe. Porque ese hombre no era mi padre pero quería ser mi superior. Y yo no era ningún soldado. Porque le dije vete a la mierda y el me dijo vete tú y tuve que irme. Porque mi madre me dijo vale. Sweet sixteen. Una casa para mi, una cuenta en el banco, una nevera llena de pizza. Un vacio y pesadillas.

Mi madre no quiere hablar de consecuencia y yo no quiero verla llorar. Mi padre oscurece porque dejó la heroína pero ella no lo dejó a él. Pero si miro a los ojos de cada uno siento lo más bello del mundo.

Mi familia sigue siendo una frontera y yo sigo sin querer que algo me marque.

Aunque ya lo haya hecho.

domingo, 26 de abril de 2015

Hoy lloré con una peli

Hoy lloré con una peli. Quiero que alguien venga y me diga: todo va mal pero estoy aquí.
                                         
No sé, un abrazo. Dormir. Tu mano y mi espalda. Una vida donde todo sea soñar. Una chispa. Luego fuego. Quemar todo porquesí. Porque rabia. Porque nada es como quiero y tengo siempre que aguantarme. Lavidaesasí. Mi familia sigue siendo una frontera y yo sigo sin querer que algo me marque. Porque sigo estando sola y hay domingos que me cuesta. Porque sola es libre y también sola. Porque sola es no.contigo y eso jode. Porque tu eres libertad. Porque quiero que me pidas que me quede y no lo harás. Porque no podría quedarme y tu tampoco. No te cuento pero sueño. Despierta. Todo el rato. Que me ves; cuando bailo y cuando canto y cuando escribo para tí. Cuando miro tu cara y sonrío. Suena cursi y así soy cuando tu pelo. Si supieras que podría inventar un mundo donde todo fuera bien. Donde todo sea contigo y viceversa. Imaginate viajando. El cielo y el fondo del mar. Una pizza en el sofá. Subir una montaña y saltar otra. Imagínate horizonte y atardecer. Tener un orgasmo infinito. No podría cansarme de tí. No vas a creerme porque nadie lo hace. Nadie cree que existan cosas como esa. Yo creo que si. Yo quiero y al final eso es la magia. Aunque todo pinte azul yo siempre te quiero rojo.

Hoy lloré con una peli porque todo era triste-bonito-real.

Quiero que vengas y me digas: todo va mal pero estoy aquí.

Quiero dormir contigo esta noche.

jueves, 19 de febrero de 2015

Martes 9AM // Campo de sal

Todo se queda en la piel.
Las toxinas y también tu risa.
Y el silencio. 9AM y yo insomne.
Había razón para frenar pero
a veces tengo instinto kamikaze.

No le doy tiempo a la tristeza.
Dejo escapar la rutina y se hace libre.
Quiero sentirlo todo al mismo tiempo.
El impulso. Luego el puto retroceso. En bucle.
Una descarga de adrenalina que me devuelva.
Quizá un beso y dolor y sentirme
de nuevo animal sin toda esta ropa.

Estoy en guerra con el horario y las
lavadoras y el suelo
sin barrer.

Estoy en guerra con mi memoria
y el banco del parque me reconcilia.
Una cerveza. Dos. Diez.

Quiero una tregua.

Tengo el puto corazón abierto en dos.

-------------------------------------------------------------------------


Antes creía en huir.
Siempre huir, donde fuera.
Cualquier sitio mejor que yo.

Siempre fuera y evitando
el mundo dentro.

Primero poesía y luego comer.
Primero poesía con el estómago
vacío y lleno de ahora.

Ahora urgente. Ahora o nunca.
Ahora.
Antes de que me pierda
y olvide quien soy
cuando el abismo.

Sigo creyendo en la maravilla.
(infinita, ligera, que suene a sol)

Esa suerte de optimismo
que me salva día tras día.

Sigo creyendo en la magia.
(infinita, ligera, que suene a ella)

Pero miré al abismo
lo miré y él me miró
y fui queja continua y ganas
de volver bajo la almohada
y deshidratación y olvido y
me da igual
autocompadecerme.

Fui primer mundo y apatía
y niñabien y todo eso que
no me gusta ser pero es parte de
quien soy
y es una mierda
cultivar el amor propio
en un campo de sal.

Fui lunes.
Pero lunes sin amor.

El puto amor.
El buen amor.

El grande y el
tirano y el
que no entiende
ni necesita.

El grande y el
perfecto y el
que no sabe
de abandonar.

El que me falla.
El que me hace volar.

El puto buen amor y
mi puta bella empatía.

Yo puedo ver ternura en una roca
y puedo pretender que un policía
no vale lo que vale su pistola.

Pero qué pasa cuando abro los ojos
y entonces
yo puedo ver dolor en todas partes
y puedo ver la vida sin valor
a manos de quien cree
que no es igual su carne que la tuya.

Qué pasa cuando lloro
por causas que merecen
que deje de llorar y actúe.

Qué pasa cuando no puedo actuar.
                                 quiero

Im.potencia. Desgana.

Toda mi energía reducida a un no.

Achicarme. Quizá hundirme.
Callarme sobretodaslascosas
que podrían hacer que mi garganta colapse y entonces
miedo
a lo que pasa
cuando hablo.

Miedo al compromiso y al abandono.
Miedo al espacio atemporal
de todos mis agujeros negros
por donde voy y vengo
voy y vengo
voy y vengo
de lo posible a lo que no puedo saber.

Miedo es la puta herida
y la gran guerra.

La mía y la del mundo.

Por diferencia o quizá reflejo
todos tenemos una promesa que desechamos
porque intentamos desconfiar.

No vaya a ser qué.

Y ahí empezamos
a no entendernos
y entonces chau.

''He visto ángeles de la guarda afilando sus cuchillos
riéndose a nuestras espaldas.''

Menos mal que también vi flores
que no sabían de cuchillos.

Menos mal que poco a poco aprendo a volar.




martes, 28 de octubre de 2014

Paréntesis

Hay días que soy un bloque
de hormigón
deseando que alguien lo rompa.

Hay días que miro dura
y hablo dura
y bebo sin querer.

Hay días que soy azul
y no me acerco a nadie
por si el contagio.

Hay días que miro ciega
y hablo muda
y bebo sin tragar.

Sabes?

Hay días que no soy yo.

Podría romperme si alguien me toca
pero después sería volver a construirme
y el miedo a no reconocerme.

La paranoia colectiva
de la no-tristeza.

Hay días que el miedo
el miedo
el miedo
me paraliza.

Siempre decía
- no quieras verme

No quieras verme
en la caída libre
desde la luna.

En el recuento
de objetos perdidos
de los domingos.

En el desierto
seca de amor y contacto.

No quieras verme
y no dejaba que me vieras.

Siempre me cierro a presión
y luego estallo
y pienso que debería
cambiar de táctica.

Pero me engancho a esta energía
de rabia y latigazo
que hace que me mueva
o que me lo parezca.

Me digo ''noestáshaciendo''
mientras no hago.

Soy un peligro para mí suerte,
demasiado amor
y demasiados muros
para esconderlo.

Lo que me importa
es volver a casa
sin muchos daños
colaterales.

Lo que me importa
es abrirme
sin sentir
que voy a terminar
jodida.

Luego está el resto
y es otra historia.

Hay días que se
que todo son excusas.

Y quizá no pueda cambiar eso.

Supongo que sigo aprendiendo
que se trata de quererse
con todo riesgo de imperfección.

De alimentar el amor propio (y ajeno)
con algo más que sobras
y galones.

martes, 22 de abril de 2014

Poesías sobre el abismo V - Lo que me toca



Sobrevolaba el abismo.

El vértigo venía de a ratos
cuando miraba el suelo,
pero pensaba que no tenía porqué.

Conozco el polvo y también la grieta
- decía -
estuve andando sobre la cima
de aquel volcán,
sobre la tierra seca y gris
y poco a poco
fui recordando
como llegué
y así también
como podía irme.

Eso creí.

Creerse a salvo
engancha igual
que la tristeza
o incluso más.

Creerse a salvo
de todo lunes
y todo martes.

Pero volar también me cansa.
Y caminar también me cansa.
Y andarme quieta
también me cansa.

Y busco fuerza en cada roca.

Quiero arreglarlo todo.
A mí, a ti, al resto.
El mundo entero
pegado con superglue.

Quiero arreglarlo y no estar a salvo.
Tan solo estar.

Quiero que el suelo no sea caliente.
Y que la nube no sea tan fría.

Y al darme cuenta
de lo imposible
quiero dejar de querer.

Y así no funciona el mundo, kid.
Así no consigo nada.